Rue Notre-Dame

What could be on the other side of that window? A room full of books, maybe? A big table with mismatched chairs, all of them with a story behind: one bought in Taiwan, another rescued from its imminent fate as litter, the red one was a present of an ex-boyfriend, still friends although everything changed. Maybe there’s a little space dedicated to take tea everyday at the same time, while looking out the window, while thinking about life and crazy ideas about love. In the corner, is it perhaps the favourite spot of a cat named Kite?

What indeed could be on the other side of the window of Rue Notre-Dame?

¿Qué puede haber al otro lado de esa ventana? ¿Una habitación repleta de libros, quizá? Una mesa con sillas desparejadas, todas ellas con una historia detrás: una comprada en Taiwan, otra rescatada de su inminente destino como basura, la roja fue un regalo de un ex-novio, aún son amigos a pesar de que todo cambió. Quizá hay un pequeño espacio dedicado a tomar el té cada día a la misma hora, mientras mira por la ventana, mientras piensa sobre la vida y locas ideas sobre el amor. En la esquina, ¿es quizá el rincón favorito de un gato llamado Kite?

¿Qué puede haber  al otro lado de la ventana de la Rue Notre-Dame?

Heat

Right now, I’m quite sick of summer… I don’t like heat too much so this summer is being long enough for me. The pavement of Madrid seems to melt and leak the heat right from Hell. Between 35 to 40ºC every day for almost three months is more than I can handle…

Heat

Estoy ya un poco harta del verano… No me gusta el calor así que este verano está siendo demasiado para mí. El asfalto de Madrid parece derretirse y deja escapar el calor directamente desde el Infierno. Entre 35 y 40ºC todos los días durante casi tres meses es más de lo que puedo soportar.